No es amor

Para poder detectar la violencia de género es importante estar atenta a los diferentes matices cotidianos en los que puede ocurrir, porque muchas veces no somos conscientes de que está sucediendo, en Umoja aportamos nuestro granito de arena explicando en este artículo las tres formas actualmente reconocidas en nuestra sociedad como violencia de género:

Violencia psicológica:  Este tipo de violencia viene dada por ataques verbales que menosprecian a la mujer y le hacen desvalorarse hasta quedar anulada como persona. Entran las amenazas, los insultos, humillaciones, desprestigio a su puesto laboral, etc. Es significante que el silencio o la indiferencia ante la mujer le hace sentir que es inexistente y, por lo tanto, creer que todo lo que diga no tiene valor. La manipulación y el chantaje emocional también entrarían en la violencia psíquica que como último objetivo quiere la dominación total sobre la mujer.

Violencia sexual: Dentro de las relaciones de pareja también se cometen abuso sexuales y por ello mismo es más difícil de erradicar, porque siguen existiendo creencias de que es lo correcto aunque a la pareja no le apetezca. La violencia sexual equivale a todo acto de relación sexual no deseada a través de la manipulación, chantaje o imposición.

Violencia física: La forma más visible de violencia es la que queda constancia de ello por el rastro que deja. En este caso estamos hablando de la violencia que arremete contra la víctima dejando consecuencias  físicas como magulladuras o moretones a causa de la propia capacidad del varón o la utilización de un objeto u arma. En base a la norma social y jurídica es la forma más admitida como violencia de género teniendo el riesgo de ser más insignificante las dos anteriores. 

Violencia de género, invisibilidad, maltrato psicológico, maltrato físico, sistema patriarcal

Amnistía Internacional (2016) publicó una infografía de un iceberg para mostrar todos los actos machistas que se reproducen actualmente en la sociedad con el objetivo de demostrar las distintas formas de discriminación contra la mujer.

Muchas veces, la violencia física es considerada peor que otros tipos de violencia. Sin embargo, esto solo consigue la normalización e infravaloración de otros tipos de conducta en relaciones de pareja como la psicológica o sexual. Aunque aceptamos que existen tres tipos de violencia, dejamos pasar el origen de la violencia de género siendo una parte importante para detectar conductas intolerantes.

Por esa razón, Amnistía Internacional (2016) publicó una infografía de un iceberg para mostrar todos los actos machistas que se reproducen actualmente en la sociedad con el objetivo de demostrar las distintas formas de discriminación contra la mujer.

De forma visual se puede apreciar dos partes: las formas invisibles y visibles de la violencia de género. Los medios de comunicación relatan semana tras semana asesinatos machistas o violaciones pero casi nunca se explica el pilar que lo sustenta, en este caso el bloque de hielo que está oculto por la profundidad del mar.  Estos actos escondidos que pasan desapercibidos entre bromas que discriminan a las mujeres son construcciones sociales tan normalizadas que son las más difíciles de  localizar y eliminar. Estas formas invisibles son las que se producen en nuestra vida diaria y los medios de comunicación ayudan a potenciar estas creencias que, como ciudadanos, lo aceptamos y compartimos. 

Aquí nos encontramos el micromachismo, término acuñado por el psicólogo Luís Bonino en 1995, que en otra publicación hablaremos con más detenimiento por la importancia que se merece. Los micromachismos son los comportamientos leves y normalizados que tiene la sociedad en su conjunto que vulnera y discrimina a las mujeres. Estos actos para la mayoría de personas son tan sutiles que dificulta la posibilidad de identificarlos y denunciarlos porque están correctamente introducidos en el ámbito social.

En el segundo bloque de hielo que sigue estando oculto se empieza a ver la violencia psíquica. En el  tercer bloque nos encontramos con la violencia física, el que está más socialmente aceptado. Finalmente, encontramos el factor más contundente de todos que identifica la violencia de género que es el asesinato machista.

Es importante destacar todos los actos que engloban la violencia de género para así detectarlos más fácilmente antes de que la espiral de violencia nos atrape. Actos que parecen insignificantes a la larga, pueden convertirse en consecuencias más graves. Por ello, nos parece importante hablar de lo que en un principio parece básico pero no lo es. Es muy fácil pensar que no nos ocurrirá hasta que estemos dentro de una situación de maltrato. Si estás leyendo esto, desde la Asociación MUM te ofrecemos ayuda para que construyas una vida sin miedos.

Hay salida y nosotras queremos apoyarte respetando tus tiempos porque cada persona lo vive y avanza de una manera diferente.

Si te controla, no es amor.

Si te aísla de tus familiares y amigos o amigas, no es amor.

Si te humilla y desprecia, no es amor.

Si te cambia tu personalidad o físico para «ser mejor», no es amor.

Si te chantajea, hace como que no existes o te culpabiliza cuando no consigue lo que quiere, no es amor.

Cuando te pega, no es amor.

Cuando te hace detalles o te regala cosas porque «se ha pasado contigo y realmente está enamorado», no es amor.

Cuando no acepta que tengas tu propia vida, no es amor.

Recuerda.

No es amor, no te quiere.

 

2019-05-07T18:31:42+00:00

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies