Entrevista a mi

Con siete años no tienes conciencia de los problemas que deambulan a tu entorno. Mi madre partió en 1998, con dirección España. Sé que fue duro para ella, pero tuvo que tomar esa decisión. La vida sigue su camino y no espera a que te tomes un  respiro.

Muchos problemas de inestabilidad, familiar, económica, laboral se cruzaban en la vida de mi madre y salir del país fue la solución.

Me quedé viviendo con mi abuela y fui asumiendo la ausencia de mi madre. Comprendí desde el primer momento, que ese viaje lo hacía por nosotras. Creo que además de ese motivo, ella necesitaba huir de la vida que había tenido hasta ese momento.

Ella me llamaba todos los domingos contándome lo bonito que era el país, lo feliz que estaba y lo mucho que nos extrañaba. Recuerdo los llantos de despedida de mi abuela, que  rompían el corazón de mi madre. Para que sea más llevadero, nos enviaba regalos cada cierto tiempo. Recuerdo la emoción que sentía cuando nos daba la noticia. Eran cosas preciosas, cosas que no me podía comprar en Perú.

Pasaron los años y ella volvió para visitarnos, en el año 2002, cuando yo tenía 11 años. Pero se tuvo que volver porque tenía que trabajar.

Pasaron los años y mi madre me contaba que  había adquirido la nacionalidad Española y que iba a empezar los trámites para que yo fuera con ella. A mí me parecía un hecho tan lejano, casi imposible, que me causaba mucha ilusión. Viajar a un país nuevo, conocer una cultura nueva, montarme en avión. Pensaba en lo positivo que podía ser y me entraron ganas de huir de Perú, no era feliz allí y quizá esperaba empezar de nuevo . Ser una persona nueva.

Fue dura la despedida, sobre todo de mi abuela, mi padre y mis amigas, pero partí con catorce años rumbo a España. Me esperaban allí mi madre, mi hermana, su pareja y mi sobrino.

Cuando llegué, recuerdo que todo me parecía precioso y tan diferente. Me encantaba Madrid y su forma de vivir. Empezaba una nueva etapa en mi vida y tenía que aprovechar ese cambio. Después de unos días empecé a extrañar y a pensar en los que se quedaban allí, en los momentos que  había vivido.

Entre a 3ero de la ESO con mucho miedo, extrañeza y pocas ganas. Mi adaptación fue muy lenta. No me acostumbraba a la gente, su forma de hablar, sentía que todos se trataban irrespetuosamente y eso me alejaba de los demás. Me sentí bastante sola y eso hizo que me concentrarme en mis estudios y en llegar a casa lo más pronto posible. Con el tiempo fui conociendo a gente sudamericana que también iba al instituto y prefería juntarme con ellos. Era gente más cercana, que había pasado tu misma situación. La mayoría tenía problemas escolares y eran problemáticos. Nos dedicábamos a salir, a beber y a divertirnos. Quizá esto duró mucho, luego pensé en todo el tiempo que había perdido, aislando problemas y tapando heridas que seguían supurando.

Mi madre es la que lo ha pasado peor. Ahora mismo tiene 61 años y ha trabajado mucho. Ha trabajado muchos años de interna, cuidando niños y limpiando. Luego se sacó el título de geriatría y actualmente trabaja en una residencia. Tiene muchos problemas de espalda, de articulaciones en general y es que está mayor y cansada, pero tiene que seguir trabajando. Vive a la espera de la jubilación.

Con los años, fui entendiendo mis circunstancias, aceptando cambios, perdonando errores. Caí en evadirme del mundo por no enfrentarme a mi realidad y todavía lucho con ello.

Ser una inmigrante me ha hecho ver la vida de otra manera. He tenido muchas crisis de identidad, verme entre dos culturas diferentes con problemas personales no resueltos, me llevaron al rechazo, a sentirme inferior, a verme desubicada en un mundo que no era el mío. Después vi las cosas de otra manera, cuando creces y entiendes las circunstancias y los motivos, piensas; cuánta gente pasa por esto y cuáles serán sus historias. Las circunstancias que las llevaron a tomar ciertas decisiones. Lo importante de los testimonios personales  y su conocimiento es vital.

Creo que no sería la misma persona si me hubiese quedado, agradezco a la vida y a cada acto de la misma por haberme puesto en este espacio / tiempo en el que me hallo.

2019-03-14T11:58:44+00:00

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies